Actualmente contar con dos idiomas significa tener una ventaja sobre quienes dominan solo la lengua materna, esto en distintos ámbitos de la vida, aunque primordialmente se ve reflejado en el aspecto laboral.

En México, el sistema educativo actual contempla el inglés como parte de las materias que imparte, sin embargo, esta asignatura llega a una edad que no se aprovecha de igual forma (principalmente en la secundaria) como cuando el alumno toma el curso en los primeros años de su vida.

Los niños que crecen en un entorno en el que se hable uno o más idiomas, adicional al materno, desarrollan mayor facilidad para aprender más idiomas en el transcurso de los años, ya que está demostrado científicamente que los niños absorben de mejor manera la información en los primeros años de vida.

Adicional del desarrollo cognitivo, aprender otro idioma a edad temprana significa brindarles mejores opciones de trabajo y de “conocer mundo” gracias a que podrá comunicarse con personas de otros países, lo que le abrirá más puertas y perspectiva de calidad de vida.

Existen muchas instituciones particulares que imparten educación bilingüe con el que se puede aportar al futuro de los niños. Acércate con ellas y solicita información sobre sus planes de estudios, analiza las ventajas que podrían traer a tus hijos en caso de que decidas inscribirlos ahí. Recuerda que saber más de un idioma significa mayores ventajas.